1/20/2006

Tiahuanaco umbral de los Quechua-incas

Ademir Muñoz Soliz

Es preciso aclarar principalmente a los lideres e intelectuales aymaras que erigen a sus antepasados de autores o propietarios de Tiahuanaco y del Imperio Incaico, que los Quechuas son los mismos puquinas o tiahuanacotas y los visionarios que tras sufrir un difícil éxodo, proyectaron y constituyeron el Imperio de los hijos del Sol, Tawantinsuyu. El hecho de arrogarse los logros de los Incas y falsear la historia con intereses caprichosos, demuestra una vez más, que los aymaras son una etnia que no cree en su propia cultura y pretende hacer suya otra de mayor prestigio, que tenían pocas nociones políticas y Estatales y algunos conocimientos considerables en la agricultura y; como tales, pese a que destruyeran Tiahuanaco, formaron parte del Tawantinsuyu como súbditos y vasallos simplemente. Veamos:

La etnia Inca fue un grupo poblacional sobreviviente del Estado Imperial Puquina o Tiahuanaco[1], que emigro hacia el norte en busca de refugio ante la invasión y destrucción de Tiahuanaco por parte de pueblos aymaras sanguinarios, procedentes de Tucumán y Coquimbo.

La invasión aymará fue sorpresiva y no dio lugar a preparar la resistencia, debido a que todas las fuerzas y hombres del Imperio estaban avocados a la construcción de edificios, templos, palacios y arte sacro de la ciudad capital, Tiahuanaco. Motivo por el que los puquinas o tiahuanacotas fueron capturados, la capital imperial destruida, la elite conductora perseguida a muerte y eliminados todos los leales al imperio; con salvedad de algunas provincias del imperio que fueron respetadas por someterse a los invasores, como los Callahuayas y Capachicas.

Se presume que esta invasión bárbara obedeció a los cambios climáticos y temperaturas muy bajas que hacían difícil la vida y desarrollo de los aymaras, lo que les obligo a una migración masiva en busca de mejores espacios.

El Estado Puquina o Tiahuanaco (al igual que el Cuzco) estaba dividido y organizado en dos grupos: los hanan Tiahuanaco que formaban los ayllus asentados en el norte o partes altas, y, urin Tiahuanaco, ocupada por los ayllus que hitaban la parte sur o partes bajas del territorio Tiahuanaco. Los primeros estaban a cargo del gobierno y los asuntos públicos y, los segundos encargados del culto y los aspectos espirituales.

Producto de la invasión y persecución asesina de los aymaras, los líderes y conductores de Hanan Tiahuanaco fueron casi íntegramente asesinados. Los sobrevivientes a la matanza fueron los jefes de Urin Tiahuanaco con cinco de sus ayllus y cinco ayllus de Hanan Tiahuanaco y tres ayllus de otra parcialidad, quienes dirigidos por el sumo sacerdote Apo Tambo, fugaron y se introdujeron en el lago Puquinacocha (hoy Titicaca) para refugiarse en la isla Titicaca ahora conocida como isla del Sol, donde lograron asilarse por algunos años.

Pero los aymaras se afianzaron consolidando el collao y se propusieron conquistar la isla Titicaca, por lo que los refugiados junto a los ayllus salvados, salieron del Titicaca en balsas de totora hacia las playas de Puno y de allí iniciaron un largo y dificultoso traslado hacia el noreste en busca de un lugar más seguro donde sobrevivir y proteger la tradición cultural y política de su pueblo desaparecido. De Puno se dirigieron hasta el país de los Mascas, actual provincia Paruro, estableciéndose en Pacarictampu (Tambotoco), donde nació el hijo de Apo Tambo, que recibió el nombre de Manco Capac o Ayar Manco.

En Maucallajta, ubicada a 18 kilómetros de Pacarictampu, los sobrevivientes residieron como señorío manteniendo aunque en pequeño la tradición cultural y política del Estado Puquina o Tiahuanaco.

Cuando Pacarictampu resulto pequeño e insuficiente para los refugiados debido a su crecimiento poblacional acelerado, se dirigieron hacia el Cuzco y el valle de Urubamba-Vilcomayo, en busca de espacio vital, decididos a la toma de de esos territorios con guerras y conquistas si no era posible por la vía pacifica.

Asimismo, en Pacarictampu asumió el mando de todos los ayllus sobrevivientes, Manco Capac y, se dirigieron a Huanancancha donde el reciente jefe como suprema autoridad política, militar y sacerdotal de los emigrantes tomo como coya[2] a Mama Ocllo. Permaneciendo allí un prolongado tiempo.

De Hunancancha reemprendieron el viaje hasta Tampuquiru (ahora Tambuqui) donde nació el hijo de Manco Capac y aquí también se detuvieron otro extenso tiempo.

La siguiente estación fue Pallata, donde permanecieron considerable tiempo y allí celebraron el ritual del rutuchicu o corte de cabello de Roca, hijo de Manco Capac.

Luego siguieron el viaje por Huaysquiro hasta Quirirmata donde Manco Capac de conformidad con los ritos usuales de los puquinas, contrajo matrimonio con Mama Ocllo.

De allí, los migrantes, se lanzaron a la conquista de Huanacauri que pertenecía a los Ayaruchos. Con la derrota de estos y la muerte de su jefe tomaron posesión de Huanacauri y luego de Managua con la misma táctica bélica.

En Managua celebraron el rito festivo del Huarachico, por el cual declaraban mayor de edad a Roca, llamándolo a partir de aquel día como “Sinchi Roca”. Así, los migrantes llevaron consigo todas sus instituciones políticas y religiosas, modos de pensar, de hablar y de vivir propias del desaparecido Imperio Tiahuanaco o Puquina.

Luego de estas dos conquista, Manco busco alianzas con las etnias opositoras del Cuzco e inicio con los Saños, cuyo jefe era Sictiguaman con quien sellaron su amistad y lealtad con el concubinio de sus hijos: Sinchi Roca hijo de Manco y Mama Cora hija de Sictiguaman. Con esta alianza política los emigrantes Incas comenzaron la conquista de las demás etnias del Cuzo.

Terminada la conquista del Cuzco con el triunfo de Manco Capac y el control de las tierras y aguas de los Huallas, Poques, Sahuaseras y otros ayllus; los ayaruchos cedieron voluntariamente algunas de sus tierras a Manco. Pero la decisión valerosa de Mama Guaco (otra esposa de Manco) determino que los Incas tomaran la integridad de las aguas de riego con la finalidad de presionar a los ayaruchos a la entrega total de sus tierras.

Ante este hecho, los ayaruchos y sahuaseras juntos presentaron dura resistencia hasta hacer retroceder a Manco en una primera batalla. Pero Manco volvió a atacar hasta desterrarlos definitivamente de sus predios. También los Sahuaseras fueron expulsados de sus posesiones ubicadas en lo que después se hizo levantar el Inticancha o cercado del Sol.

Luego, se dio la alianza con los ayaruchos y estos como aliados de los primeros Incas, se quedaron ocupando la parte oeste de la llajta, hasta que en el reinado de Lloque Yupanqui intentaron un levantamiento pero fueron dominados y expulsados fuera de la llajta del Cuzco por Mayta Capac, hermano y jefe guerrero del Inca. Así, Manco se posesiono en el Cuzco y derroto militar y diplomáticamente a las otras etnias y ayllus que ocupaban los alrededores del Cuzco.

Los Incas tenían el cabello muy corto, usaban pendientes redondos y largos que encajaban en los lóbulos de las orejas, su idioma fue el runasimi hoy conocido como Quechua por error histórico[3], pues es el mismo habla Puquina de sus antepasados dueños dé la desaparecida civilización Tiahuanacota.

Todos los emigrantes se autodenominaban Nacionalidad Inca o hijos del Sol (Inti). Así, una vez adueñados de las tierras del Cuzco, Manco hizo construir su vivienda y templo, el recinto fue llamado Inticancha. Simultáneamente tomo como esposas a las cónyuges de los jefes muertos y a otras hijas y hermanas de estos. Reubico a los ayllus que habían emigrado bajo su dirección y dio inicio a una hábil campaña de difusión para que todos los habitantes del Cuzco y alrededores supieran que él y su grupo son hijos de Dios y que su llegada es un hecho prederteminado por propósitos divinos y que son enviados del dios Sol para ordenar y civilizar a los jatun runas[4].

Desde entonces afianzaron y consolidaron la subordinación de los pueblos vecinos y a extender su imperio mediante la anexión de etnias y nacionalidades extranjeras hasta constituir el Estado Imperial Multinacional Tawantinsuyu, Estado Incaico o Imperio de los hijos del Sol, donde unificaron la diversidad de culturas y nacionalidades asentadas en lo que hoy son Bolivia, Ecuador, Perú, Chile y Argentina. Entonces, Tiahuanaco es el umbral de los Quechua-incas y la ciudad capital que quedo en ruinas por la invasión y destrucción aymará, conocida en la actualidad como Tiahuanaco, será sede de la posesión del primer presidente indígena de los bolivianos, S. E. Juan Evo Morales Ayma, en honor a la memoria de los Tiahuanacotas exterminados y al valor y firmeza de los ayllus sobrevivientes que establecieron y consolidaron el imperio Incaico Tawantinsuyano.

*Ademir Muñoz es fundador y Ejecutivo del Movimiento Comunero Quechua Martin Uchu.

BIBLIOGRAFIA

BAUDIN, Louis,1993
Imperio Socialista de los Incas, La Paz, Bolivia. Editorial PRODUCCIONES CIMA.

ESPINOZA, Waldemar, 1997
Los Incas. Economia, Sociedad y Estado en la era del Tawantinsuyu. Lima Amaru Editores.

Lumbreras, Luis G., 1981
Los orígenes de la civilización en el Peru. Lima Editorial Milla Batres.

MARIATEGUI, José Carlos. 7 Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana. Lima. Editorial OFFSET.

MARUA, Martin de 1616
Historia General del Perú. Origen y descendencia de los Incas. Madrid, España.

SANTILLANA, Julian. Chancas e Incas un nuevo examen. En el hombre y los andes. Homenaje a Frankilin Pease G.Y. Lima: Javier Flores Espinoza y Rafael Varón Gavia, Editorial PUCP, 2002.

SANTILLANA, Fernando de, 1563
Relación del origen, descendencia, política y gobierno de los incas. Tres relaciones de antigüedades peruanas. Madrid España 1879.

SAHUARAURA, Justo 1850. Recuerdos de la Monarquía Peruana o Bosquejo de la Historia de los Incas. La Paz, Bolivia. Editorial Producciones CIMA.
[1] Tiahuanaco es el nombre con que en la actualidad se designa indistintamente a la capital y cultura Taipicala y al mismo imperio Puquina.
[2] Coya es la esposa principal de las muchas que tenían los jefes Incas en Tiahuanaco y el Tawantinsuyu.
[3] El termino quechua designa un piso ecológico o región ecológica entre los 2300 y 3000 metros sobre el nivel del mar, por ello se afirma que la denominación Quechua al idioma de los Incas es un error, porque cuando un español pregunto a un habitante del piso ecológico denominado quechua, que idioma habla, este nativo dijo quechua creyendo que se le preguntaba el lugar de su residencia, y, desde aquel día el idioma runasimi que rigió en la desaparecida civilización Tiahuanacota y el Tawantinsuyu es conocida con el nombre de quechua.
[4] Jatun runas se denominaba a todos los habitantes de la región del Cuzco por su buena constitución física y estatura alta.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Free Counter and Web Stats