1/23/2006

Un hombre "sin importancia" ya es el más importante para Bolivia

Oscar Ordóñez A.

De acuerdo a los cánones establecidos de la sociedad boliviana, en el perfil de Evo Morales se reúnen todas las evidencias adecuadas del perfecto antipresidente: es de origen humilde, no pertenece a una familia de élite, en su casa no hay títulos que digan que es profesional. Es, por el contrario, un dirigente sindical cuya fama de bloqueador de caminos le hizo enemigo del turismo de este país. Es cocalero, socialista, quiere legalizar el cultivo de la hoja de coca, ha calificado al Gobierno de los Estados Unidos como "terrorista", y con el paso de los años se hizo gran amigo de los presidentes Hugo Chávez, de Venezuela, y Fidel Castro, de Cuba.Este hecho, de por sí, lo convierte también en una persona "non grata" para Estados Unidos. Baste recordar las declaraciones de Manuel Rocha, entonces embajador de ese país en Bolivia, cuando para las elecciones nacionales de 2002 dijo que votar por Morales significaba apoyar el narcotráfico.Cabe destacar también que el columnista Joseph Pernau de "El Periódico", de Cataluña, España, dijo sobre el triunfo de Morales en las elecciones: "En los poderosos centros del capitalismo no se le perdona que sea indio con cara de indio, la misma que debía tener su lejano tatarabuelo cuando llegó Colón al continente".Pero da la casualidad que esta persona "non grata", que este "indio", como le llaman, cuando en realidad es indígena, acaba de ganar las elecciones generales de 2005 y por amplia mayoría. Más allá del triunfo anecdótico, legítimo, legal y contundente de las urnas, a Morales le esperan 1825 días de intenso trabajo. Y no tiene otra cosa en las manos que no sea tomar las riendas de un país que estuvo a punto de entrar en un atolladero en junio del año pasado, cuando luego de momentos tensos todos vimos jurar en Sucre al quinto presidente boliviano en apenas los primeros cinco años de este nuevo siglo.¿A qué se debe este deterioro político tradicional y el consecuente triunfo de Morales en las urnas? Para el comunicólogo y analista Erick Torrico, con quien conversamos en esta oportunidad, las causas son dos: "A lo largo de 23 años de democracia vimos la creciente separación entre los actores políticos y la colectividad. Y la creciente corrupción en la administración pública. Ese descrédito, esa deslegitimación de los partidos políticos contribuyó a que la gente buscara una alternativa para el cambio".Torrico explica que si bien se lograron acuerdos políticos de gobernabilidad y estrategias económicas en democracia para frenar la hiperinflación de mediados de los 80's, "hasta ahora hemos tenido una democracia sin resultados sociales".El otro factor del triunfo en las urnas del candidato cocalero en estas elecciones, según el experto, se debe a que "aquellos que cuestionan al MAS y a Evo Morales no lo creen capaz de llevar adelante un gobierno duradero y efectivo. Desean que Morales se enfrente cara a cara con la realidad del poder político, algo así como 'a ver qué hace y hasta cuándo puede'".Y hay que añadir a estas percepciones –añade el analista– el apoyo leal y militante con que Morales cuenta en otros sectores del país.
Un mapa político muy complejo
A partir de este 22 de enero, el mapa político por donde habrá de caminar Morales, según el analista, "es un mapa muy complejo". Se esperan grandes cambios de este gobierno. Pero "va a tener que irse adaptando a las posibilidades reales, a todo lo que ha sido diseñado en los últimos veinte años, por lo menos, que en muchos casos implica convenios internacionales".Y tiene dos opciones: ratificarse en una visión consecuente y radicalizarse, "lo cual sería muy complejo para todos" o va a tener que negociar una serie de aspectos con las fuerzas sociales que lo han acompañado en su candidatura y con las otras fuerzas sociales opuestas.
Fututo oscuro
De acuerdo al analista Torrico, Morales para América Latina es un referente: "representa a una mayoría que luchó por llegar al poder por el voto directo. Es algo que jamás había acontecido en América Latina".Respecto a Estados Unidos, el analista explica que Morales "era un personaje censurado, yo creo que lo sigue siendo; pero dadas las circunstancias, por lo menos en lenguaje diplomático, ellos tienen que ser más cautos: 'Ni modo; ganó y hay que tenerlo en consideración'. Pero no creo que eso signifique un reconocimiento franco y permanente por parte de Estados Unidos, sino más bien habrá una relación muy difícil, vinculada a las nuevas decisiones que tome el nuevo gobierno, especialmente en el tema de la coca".En efecto, entrevistado por la BBC Mundo, el ex jefe de la diplomacia de EEUU para Latinoamérica, Otto Reich, dijo sobre el triunfo de Morales que "Si hace lo que dijo en la campaña que iba a hacer, o sea, acercarse a Fidel Castro y a Hugo Chávez, y tratar de copiar el modelo de Castro como lo ha dicho, entonces me temo que el futuro del pueblo de Bolivia es muy oscuro, porque después de todo ¿qué es lo que ha hecho Castro? Eliminar totalmente las libertades y llevar al pueblo a una extrema pobreza".Y para ir en contra de la Casa Blanca, Morales emprendió una gira a países que no tienen buenas relaciones con Estados Unidos: Cuba y Venezuela. Y visitó otros que tuvieron "roces" con el país del Norte como ser España y Francia por la intervención militar que le tocó vivir a Irak desde el 21 de enero de 2003.Para Torrico esta actitud del nuevo presidente "es un intento de ratificar su convicción ideológica. Está tratando de mostrar que él representa el cambio y que el cambio es no alinearse con el esquema tradicional del mundo".
Adversario peligroso
Por último, el periódico La Tercera, de Chile, informó que el presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad quiere "profundizar vínculos con los 'gobiernos populares' de América Latina que se oponen a Estados Unidos, como Cuba y Venezuela, además de Bolivia". ¿Qué puede ocurrir con Bolivia de aceptar esta "alianza", teniendo en cuenta que Irán está acusado de llevar adelante un supuesto programa de armas nucleares? Para Torrico, Bolivia, junto con Venezuela y Colombia, "ya está dentro de la nueva definición estadounidense como un adversario potencialmente peligroso".Cualquier acercamiento comercial más estrecho que el nuevo gobierno boliviano tenga con otros países o gobiernos considerados potencialmente adversarios y peligrosos para Estados Unidos acrecentará con seguridad esa definición que ellos tienen de Bolivia, dice el analista.Y a renglón seguido, el analista finaliza diciendo que "esto puede ocurrir a mediano plazo". Es decir, "Estados Unidos ya está perfilando y va a intentar tomar el control en Irán. Esperemos que no quieran hacer otro escarmiento internacional como sucedió con Irak". (Tomado de www.la-epoca.com)

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Free Counter and Web Stats