12/20/2005

Evo Morales: de niño pobre a Presidente histórico

Evo armó su primer conflicto a los cinco años: se lanzó al fuego para llamar la atención de su madre que, ocupada en labores de campo, se había olvidado de amamantarlo. "Esa fue su gran protesta infantil", cuenta su hermana Esther, que se gana la vida en Oruro vendiendo carne vacuna. Su tienda es una mezcla de carnicería y casa de campaña tirada a la antigua. Las paredes soportan afiches de Evo y del compadre Palenque. "Siempre quise que el pueblo llegue al poder", dice con la autoridad que le da el ser la hija mayor de los Morales Ayma. Pero ahora Esther empieza a sudar frío. “No quiero que mi hermano termine como Goni. Las masas son traicioneras. Será difícil darles todo lo que pidan”, dice y confiesa que le martiriza pensar en un nuevo alzamiento social que termine con muertos y con un presidente fugado. Juan Evo Morales Ayma, el principal enemigo en Bolivia de la Embajada de EEUU, el que desde que se hizo diputado en los 90 fue el clavo incómodo de los gobernantes, el que es acusado (sin pruebas) de terrorista y narcotraficante, el amigo de Hugo Chávez, Fidel Castro y Maradona, el que ahora quiere ser presidente de Bolivia, nació el 26 de octubre de 1959 en uno de los pueblos más pobres de Oruro y de Bolivia, en Isallavi, cantón de Orinoca. Ahí fue donde aprendió a trabajar y a jugar mientras laburaba, a patear la pelota, a ser director técnico de un equipo de fútbol y a tocar la trompeta bajo la tutela de Santiago Tuco, el director de la banda Real Imperial que luego se hizo famosa en Oruro.“Aimara cerrado”Pero no fue en Isallavi donde el Presidente electo aprendió a escribir. Fue en Argentina, cerca de Ledezma, donde acudió a su primer día de clases mientras sus padres se partían el lomo cortando caña. Evo aprendió de golpe a hablar y a escribir en español. “Yo era aimara cerrado”, cuenta cada vez que le tocan el tema de su infancia. En 1966, los Morales Ayma retornaron a Isallavi, pero como la miseria les había impedido tener una escuela, a Evo lo mandaron a Calavillca para que haga los cursos de primaria. Cuando le tocó intermedio se fue a Orinoca, y para salir bachiller se trasladó a Oruro. Ahí se anotó en un colegio para pobres, el Marcos Beltrán Avila, donde sólo se podía llegar a pie por la falta de caminos. Cuando era niño, su principal actividad fue caminar entre Oruro y Cochabamba con un rebaño de llamas. Se iba de pueblo en pueblo, donde lo esperaban para intercambiar productos. El llevaba cubos de sal, quinua y papas, y los de las comunidades lejanas le entregaban maíz, harina y gallinas. Fue en esos viajes donde se daba tiempo para soñar. Soñaba con viajar en los buses que veía pasar cuando caminaba con su rebaño de llamas, y soñaba con ser uno de los pasajeros que comían naranjas y que luego botaban las cáscaras por las ventanillas.Ahora le parece mentira que viaje en avión, y a veces cree que la nave pasa por encima de las rutas que él caminaba cuando recogía y comía esas cáscaras de naranja que arrojaban los pasajeros por las ventanas de los buses. María Tuco Bonifaz conoce a Evo desde que ella era imilla y él un llokalla. “Jugábamos a las bolitas con porotos”, rememora ahora que está a punto de cumplir medio siglo. Nunca más volvió a hablar con él. Parto difícilPero Evo casi no llegó a este mundo. Su madre, María, que se revolcaba como una llama herida lidiando con los dolores del parto, se desangraba y su esposo, Dionisio, corrió a buscar una curandera para salvar a su esposa y a su varón. Esta escena está viva en los pocos habitantes que quedan en Isallavi, donde los taxistas de Oruro que no tienen un vehículo cuatro por cuatro se niegan a ir. “A Evo le ha costado surgir en este mundo”, cuenta su hermana Esther, que detalla todas las batallas que tuvo que librar en Oruro para conseguir dinero. Durante el día trabajaba como panadero y ladrillero, y en las noches sacaba fuerzas para tocar la trompeta. Después de cumplir con su servicio militar en el Regimiento Ingavi, de la ciudad de La Paz, se fue con su padre al Chapare. Don Dionisio vio que en el trópico de Cochabamba podía jugar su última carta para salvar a su familia del hambre. “Se fue porque en 1980 una helada maldita cayó en Isallavi, matando todos los cultivos”, recuerda con dolor don Juan de Dios Villca (de 77 años) uno de los pocos amigos del padre de Evo que aún está de pie. Si en el Chapare no le fue mal a don Dionisio, a Evo le fue excelente. En esa selva desarrolló su estrategia para, primero, luchar contra la política antidroga dictada por Estados Unidos, y luego, para llegar al Parlamento y ahora convertirse en el primer “indio” Presidente de Bolivia. Su pasión por el fútbol lo ayudó a que en 1981 se convierta en el nuevo secretario de deportes del sindicato San Francisco, donde hoy tiene una casa de madera y diez hectáreas de tierra, su hermano Hugo dijo que ahí tiene sembrado un cato de coca. Cuatro años después pasó a ser el secretario general de ese sindicato y en 1993 el hombre fuerte del Consejo Andino de Productores de Coca. Un año más tarde, 1994, juró para ser el máximo ejecutivo de la Confederación Unica de Productores de Coca del trópico cochabambino.¿Qué se sabe sobre el origen de sus ingresos económicos de Morales?, ¿es un hombre adinerado? Sus oponentes políticos y un grupo de empresarios cruceños lo acusaron de vivir del narcotráfico y de recibir financiamiento del Gobierno de Hugo Chávez, de Venezuela. Evo negó tales afirmaciones y asegura que ha vivido del sueldo de diputado (cerca de 20.000 bolivianos al mes).Pero los cocaleros nunca dejarían morir de hambre a su máximo líder porque con él ganaron varias batallas a los ex presidentes Gonzalo Sánchez de Lozada, Hugo Banzer, Jorge Quiroga y Carlos Mesa. En el Sindicato de Shinahota comentan que el estatuto interno obliga a que cada una de las aproximadamente 50.000 familias cocaleras que viven en el Chapare aporten un boliviano al mes para gastos de representación de los dirigentes nacionales. Pablo Vera Ayma, primo de Evo por parte de madre, cuenta que fue en el Gobierno del ex dictador Hugo Banzer que su pariente fue teniendo mayor notoriedad y cuando los periodistas de tierras lejanas se interesaron en él. Recuerda que Evo realizó tres grandes bloqueos en la zona del Chapare, marchó junto a miles de cocaleros hasta la sede de Gobierno y encabezó el frente de choque contra la globalización y la privatización de las empresas nacionales.(Roberto Navia Gabriel - Crónica publicada en El Deber de Santa Cruz)

2 Comentarios:

Anonymous boliviano cagado dijo...

retitular a de niño pobre, a narco, a presidente a destructor de bolivia
por favor

5:02 p. m.  
Anonymous boliviano cagado dijo...

y tambien poner que esas 10 hectareas y el diezmo por proteccion son dinero del narcotrafico

5:15 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Free Counter and Web Stats