2/04/2006

El Gobierno puede ser víctima de sus propios triunfos

En sus dos primeras semanas de gobierno, el presidente Evo Morales tuvo el acierto de traducir su victoria electoral en la composición de su gabinete con una participación mayoritaria de dirigentes sindicales y activistas sociales, pero algunos analistas y dirigentes de oposición opinan que el mandatario puede terminar atrapado por su propio triunfo, ya que la gente le exigirá en la misma medida en que le entregó su respaldo en las urnas.El Gobierno está consciente de ese desafío y busca asegurarse que cada paso suyo vaya en el mismo sentido de las aspiraciones de la gente. "Esa enorme expectativa ciudadana nos obliga a actuar con mayor responsabilidad y eficiencia en el cumplimiento de todas las promesas que hemos hecho en la campaña", dijo el vocero del presidente, Alex Contreras.La fórmula para el Gobierno pasa por traducir "la plataforma electoral que ha sido elaborada recogiendo las demandas del pueblo en un programa de gobierno".Para el analista y académico Marcelo Varnoux el resultado de la encuesta mencionada representa un impulso adicional al presidente Morales.El marcado optimismo de la gente se explica, según Varnoux, en que en la percepción ciudadana las elecciones lograron resolver esa suerte de empate que llevó al país a severas crisis políticas en los últimos cinco años."El ciudadano percibe que el problema político se ha solucionado con un desempate y se ha despejado el temor a que las elecciones podrían haber generado mayor confrontación", comentó.Político hábil como es, el presidente Morales ha captado ese clima favorable y está aprovechando el terreno para asentar sus propuestas electorales en planteamientos de gobierno como la Asamblea Constituyente.El pasado miércoles en la noche, durante una reunión con dirigentes y líderes de El Alto, advirtió con movilizar a la gente en las calles como en otros tiempos si el Congreso traba la Ley de Convocatoria a la Asamblea Constituyente. Además, llamó a las organizaciones sociales a constituir un "estado mayor" para apuntalar y vigilar sus propuestas de cambio.A más de uno la advertencia no cayó bien. Varnoux dijo que el peor peligro que tiene el Gobierno después de su aplastante victoria electoral, ratificada por los resultados de la encuesta, es el "exitismo". "El Gobierno debe ser inteligente. Precisa ser cauteloso porque ahora viene lo más difícil que es implementar los cambios anunciados". Para el senador de oposición Carlos Börth, el problema de la disminución de dietas en el Congreso y la resistencia de muchos legisladores, incluidos algunos del MAS, es una muestra de las dificultades que implica aplicar cambios. El problema de los masistas es que en la campaña "han hecho ofertas difícilmente aplicables desde el gobierno", apuntó.Algo de eso se vio en la pasada semana, cuando una medida aparentemente sencilla de aplicar, como la reducción salarial aplicada por el presidente Morales, tropezó con dificultades en el mismo Congreso, donde el MAS tiene mayoría. Pero el Gobierno está decidido a implementar su plan no sólo por una cuestión de austeridad, sino de "principio ético", según Contreras. El presidente del Senado, Santos Ramírez, anunció que si otras organizaciones públicas no acatan la medida, una ley impondrá el recorte. El principio es que ningún funcionario público podrá ganar más que el Presidente, que cobrará 16.000 bolivianos de salario desde marzo.Para en analista Henry Oporto el desafío mayor que tiene el gobierno, más allá de generar crecimiento económico y nacionalizar los hidrocarburos, es consolidar el sistema democrático con una fuerte inclusión social. Esa urgente demanda social, sin embargo, no es posible de cumplir con prontitud y será de una maduración más lenta en el tiempo, que quizá el electorado no esté dispuesto a esperar. (tomado de www.la-epoca.com)

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Free Counter and Web Stats