1/30/2006

Memo: Qué hacer con Evo Morales y Bolivia

Para Michelle Bachelet Jeria, Presidenta electa de Chile.

De Alvaro Vargas Llosa.

Asunto: Chile, Bolivia y cómo tratar con Evo Morales.

Alvaro Vargas Llosa

Fecha edición: 21-01-2006

1. Use a Lagos de embajador
Usted ha hecho bien en declinar cortésmente la invitación a asistir a la toma de posesión del Presidente electo de Bolivia y dejar que el protagonismo de la delegación chilena lo tenga Ricardo Lagos. Esto le permitirá obtener la información que la delegación chilena le traerá de Bolivia, indispensable para que vaya formándose una opinión sobre su vecino antes de tomar decisiones o adoptar eventuales iniciativas. Sin precipitarse, logra usted de este modo que el Presidente chileno sea algo así como su embajador de lujo.

2. Ponga atención a las señales
Los mensajes que ha enviado Morales a Chile son interesantes. No son definitivos, pues su reciente gira ha estado cargada de señales contradictorias, pero interesantes. Su insistencia en que Chile esté representado al máximo nivel durante su toma de posesión y su compromiso para abordar el tema de la salida al Pacífico "en voz baja y con mucha responsabilidad" no son poca cosa viniendo de quien frustró la salida del gas natural boliviano por puerto chileno y forzó a Carlos Mesa a hacer de la controversia con Chile un monotema. Tome nota.

3. Apueste por carriles paralelos
No menos significativo es que Morales haya dicho que quiere avanzar en las relaciones con Chile en tres áreas: salida al mar, integración energética e integración económica. En otros tiempos habría condicionado los últimos dos temas al primero. Por ahora, en estas declaraciones iniciales, no hay condicionalidad. De ser cierto, esto permitirá que las relaciones no encallen en el bache marítimo y puedan desarrollarse en un ámbito más amplio que permita disminuir el peso de la mediterraneidad en el conjunto de la agenda bilateral. En los mejores momentos de las relaciones entre Chile y Bolivia, esto es precisamente lo que ha ocurrido: "carriles paralelos", es decir el "carril" marítimo ha discurrido de forma paralela a los otros, como el económico o migratorio.

4. Evo tiene un mandato sólido
El mandato abrumador que tiene Morales no debe ser visto como un elemento riesgoso para Chile, sino todo lo contrario. En los últimos años, cuando más sólido ha sido un gobierno boliviano, menor ha sido la tentación de apelar a la pendencia fronteriza con Chile. Y viceversa: mientras más débil el gobierno de La Paz, más vulnerable a la presión opositora, siempre tentada de apelar al fácil expediente de acusar de entreguista al presidente.

5. No crea en la afinidad política
Haría mal usted, sin embargo, en creer que las afinidades políticas, por el hecho de ser usted y Morales líderes de izquierda, eso sea una garantía. Los conflictos entre gobernantes de izquierda están a la orden del día en América Latina, y las consideraciones nacionales prevalecen sobre las afinidades.
Kirchner y Tabaré Vázquez se sacan los ojos por las fábricas de papel que los europeos quieren establecer en el lado uruguayo de la frontera; Lula y Kirchner no dejan de pelear por cuestiones comerciales; Chávez ha provocado a Lagos varias veces, y hace pocos días Kirchner y Evo Morales han tenido roces porque Argentina no figuraba en el itinerario original de la gira mundial del boliviano y porque éste quiere aumentar el precio de los 7,7 millones de metros cúbicos de gas que La Paz vende a Buenos Aires. Por tanto, no caiga en la tentación de creer que el idealismo pesa más que los intereses en relaciones exteriores.

6. Haga jugar a Brasil de su lado
Se viene una disputa sorda entre Brasil y Venezuela para influir en Evo Morales. Ya Venezuela ha hecho tres gestos -le prestó el avión a Evo Morales para viajar a Europa, donó a Bolivia US$ 30 millones y se comprometió a mandarle 150 mil barriles de petróleo-, con el claro objetivo de pisar fuerte en La Paz. También ha anunciado que PDVSA (petrolera estatal venezolana) emprenderá proyectos energéticos conjuntos con Bolivia. Del otro lado está Brasil, con menos alarde, pero no con menos interés. Como usted sabe, Petrobras ya tiene una presencia importante en Bolivia, que con la paralización de las inversiones españolas y francesas, ha pasado a ser la más importante. Es una relación que viene de atrás y que incluye el oleoducto a Sao Paulo. Brasil, a pesar de sus reservas, no cubre sus necesidades y lleva bastante tiempo involucrándose en los hidrocarburos en Bolivia. A esto se añade un factor adicional: el interés de Lula en que no haya excesiva desestabilización en una zona donde su país tiene vocación de hegemonía. Por eso Lula tratará de contrarrestar a Chávez, interesado en convertir a Morales en su protegido ideológico. Todo esto deberá usted observarlo, instruyendo a sus embajadores que capten y den cuenta de cada gesto, por pequeño que sea. Una ceja levantada, una forma de dar la mano, pueden encerrar interesantes señales. En este juego debe muy sigilosamente alentar a Brasil para neutralizar a Chávez, que se dice su amigo y no lo es.

7. Aprenda de Pinochet y Lagos
Hubo dos momentos en las últimas tres décadas (Pinochet-Banzer en los 70, Lagos-Quiroga hace unos años) en los que se estuvo cerca de llegar a alguna forma de acuerdo en el tema marítimo. No viene al caso analizar por qué fallaron, pero sería importante que sus asesores le preparen informes detallados de ambas negociaciones frustradas, porque un eventual acuerdo entre usted y Morales -extremadamente difícil y muy improbable- acabará pareciéndose mucho a estos precedentes. Más pronto que tarde, usted deberá discretamente intentar una nueva negociación para buscar la manera, sin comprometer más de lo que su país está dispuesto a aceptar, de sellar un acuerdo con Bolivia.

8. No ocupe la excusa peruana
Ha sido un recurso permanente de Chile decir que la salida pasa por territorios que fueron peruanos y que, como mandan los tratados, es indispensable un visto bueno de Lima. Esta posición, jurídicamente atendible, es políticamente contraproducente, por lo que evite utilizarla en público. Hacerlo transmite la señal de que se busca un pretexto para bloquear una negociación y provoca reacciones en Perú. Así se gana puntos inmediatos y se logra efectos de corto plazo, pero no se avanza.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Free Counter and Web Stats