1/23/2006

Evo Morales y el inicio de un momento histórico

Miles de personas asistieron el sábado 21 a la posesión presidencial de Evo Morales en la localidad de Tihuanacu. Para mucha gente ese acto de recepción del mando presidencial, con todos los rituales aimaras –bastón de mando, ropa ceremonial, paseo descalzo por las ruinas, oración ante los dioses indígenas– es más importante que el de carácter oficial, en el Congreso de la República.El hecho demuestra cómo se evalúa en Bolivia el momento: por primera vez en la historia republicana un indígena gobernará una nación que tiene mayoría indígena y ello ha generado una extraña mezcla de sentimientos de dignidad, esperanza y optimismo, incluso dentro de los sectores de clases medias y altas. La popularidad de Evo Morales trepó esta semana al 65 por ciento, en parte gracias a su gira por varios países en la que acaparó el interés de una parte importante de los medios internacionales, y a las expectativas favorables para su Gobierno: tiene control sobre ambas cámaras legislativas, los movimientos sociales parecen no estar dispuestos a disputarle el poder y los líderes empresariales de la región de Santa Cruz han anunciado que respaldarán su gestión. Bolivia podría estar iniciando una era de estabilidad política y de un gobierno relativamente fuerte, tras varios años de inestabilidad y gobiernos fugaces. La victoria del 53,7 por ciento, inédita en la democracia boliviana, le ha dado un mandato tan indiscutible que es probable que su gestión presidencial sea relativamente llevadera y que no enfrente los problemas de sus antecesores: protestas sociales, presiones de los inversores externos, frágiles coaliciones congresales y riesgo permanente de ser derrocado.Encima de todo, Morales tiene la suerte de llegar al poder en un momento extraordinariamente positivo desde el punto de vista económico, con un crecimiento anual del cuatro por ciento (el primer crecimiento de ese nivel en varios años), las exportaciones en alza y el déficit fiscal bajo control. El gas, que podría ser el sostén de la economía en las próximas décadas, también ha dado noticias favorables: Brasil y Argentina han señalado que comprarán más de ese energético y que están dispuestos a que los precios suban paulatinamente. Hoy, el Estado recibe unos 300 millones de dólares por la venta del gas, pero esa cantidad podría multiplicarse por cinco en breve plazo, con la prevista alza de los precios, lo que significa montos muy altos para una economía tan pequeña como la nuestra. Es la fase de los cambios.(RPU)
(tomado de www.la-epoca.com)

1 Comentarios:

Blogger Pilar Sánchez dijo...

Desde Arica, Chile y por invitación de nuestro senador y profesor Fernando Flores, llego a ustedes con mis mejores deseos en el camino que el pueblo Boliviano encabezado por Evo Morales comienza,nosotros los seguiremos con una gran mujer, espero sea el inicio de muchos años de acuerdos y reconciliaciones, el siglo XXI no permite otra cosa, que no sea, cooperación solidaridad y respeto.

5:04 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Free Counter and Web Stats